Y entonces te levantas y resulta que llueve

Y entonces te levantas y resulta que llueve
la salida se cancela, no sales a entrenar, a rodar, a saltar, disfrutar

El gris de las nubes se apodera de tu ánimo
gris, rancio, triste y apagado
y no consigues reír, ni sin ellos ni con ellos

Será esto ser? Será esto vivir?
Serán los cuarenta, seré yo, será la vida?

Pero entonces, salta, sin venir a cuenta te asalta.
Vas a la cochera a por… que mas dá, vas.
Y un libro asoma, te susurra y te llama, te acuerdas?
Si, una vez me leíste y conmigo aprendiste
te hace olvidar el gris de las nubes, el rancio de tu humor que pretendes destronar.
Resulta que una vez abriste con la ilusión de comenzar una camino para…
Para alcanzar una meta! Y ahí está esa chispa.

Algo hace contacto en ti, en tu mente, en tu ser, de repente eres consciente
aprendes sobre ti lo que nadie te dice, una meta, siempre has estado buscando una meta, pero ahora…
Ahora pedazo de subnormal, tu vida es prácticamente perfecta, solo te falta esa ilusión que te daba el camino a la meta.
Ya estás en esa meta, tu vida, ellos, ella.

Y el truco está en decir NO.
Las nubes no son grises, las nubes son nubes de lluvia, lluvia que riega los caminos.
Lluvia que riega de vida los montes, que dibuja de verde los bosques.
El truco está en no rendirte a la vida, en no agachar la cabeza, en reír, en luchar.
No se trata de ser positivo, no se trata de ser guay y de que la vida sea guay, la vida es la vida, no instagram.
Es mejor saber decir NO, saber alimentarte de esos días negativos para seguir recorriendo el camino.

Si lo que tu vida necesita es una meta, si siempre has luchado por alcanzar esas metas, sigue, adapta tu meta al camino.
Se ha dicho una y mil veces, lo importante no es la meta, es el camino, no puedes salir hoy? sal mañana, hoy puedes coger ese libro, esa serie…
os simplemente siéntate y siente, juega y ríe.

Eso es lo que voy a hacer, sentarme y sentir que también hay días malos en los que parece que todo sale al reves, pero resulta que tu día está siendo perfecto y tu no lo querías ver.